• Carrer Girona 72
  • Lun-Vie 9:00–14:00, 16:00–20:00
  • + 34 932 329 358
  • clinicadentalfelipe@gmail.com

¿Quién no ha pensado alguna vez en lucir una sonrisa más blanca y brillante? Existen muchas versiones y controversias sobre el blanqueamiento dental y es por ello que hoy te solucionamos algunas dudas. Seguro que alguna vez te has notado más oscuros los dientes. Si quieres saber en qué consiste un blanqueamiento dental, qué opciones existen y si es perjudicial para tu salud, ¡te lo contamos a continuación!

En qué consiste un blanqueamiento dental

Un blanqueamiento dental es un tratamiento de odontología estética que consiste en eliminar las manchas de los dientes haciendo que estos luzcan más blancos y brillantes. 

El tratamiento funciona gracias a los agentes blanqueadores que generalmente suelen ser peróxido de carbamida y peróxido de hidrógeno. Estos compuestos químicos están presentes en el gel que se aplica durante el proceso y son los que consiguen dejar los dientes blancos durante un largo periodo. El resultado del blanqueamiento acostumbra a durar entre 2 y 3 años aproximadamente.

Muchas veces hemos cometido el error de utilizar trucos caseros, como por ejemplo con bicarbonato o limón, para blanquear los dientes. Sin embargo, estos métodos no funcionan y a largo plazo pueden llegar a ser perjudiciales para nuestros dientes y encías. Lo mejor y más recomendado es  contar con la experiencia y el conocimiento de un profesional en tu salud buco-dental.

¿Es perjudicial un blanqueamiento para mi salud dental?

Habrás escuchado distintas veces que un blanqueamiento dental perjudica la salud de tus dientes. La respuesta es no. Siempre que el blanqueamiento sea realizado por un profesional va a ser un tratamiento seguro, fiable y eficaz. 

Los agentes blanqueadores que comentábamos antes son peróxidos y no ácidos. Esta es la razón principal por la no se daña ni se debilitan los dientes. Los peróxidos consiguen un efecto de oxidación en el interior del diente sin dañar la superficie.

Entonces podemos decir que no, un blanqueamiento dental no perjudica la salud dental. El esmalte permanece intacto. Lo único que puede pasar es que te produzca cierta sensibilidad dental post-tratamiento pero desaparece al poco tiempo. Es una sensación parecida a cuando comes un helado o una bebida muy fría pero incluso eso, se puede tratar antes de empezar el tratamiento.

¿Qué opción de blanqueamiento dental es mejor para mi dentadura?

El blanqueamiento dental se puede realizar tanto en la clínica como en casa pero siempre debes acudir a un profesional para que te aconseje qué opción es mejor. Además, los componentes utilizados para los tratamientos solo podrás encontrarlos en clínicas dentales. Todos los tipos de blanqueamiento siguen un mismo principio: un gel que penetra el diente y que se libera poco a poco en su interior.

Las dos opciones más utilizadas son:

Tratamiento en la clínica

El proceso en tratamiento en clínica dependerá del lugar donde te lo hagas pero generalmente tiende a seguir el mismo proceso.

Como bien indica el nombre, se lleva a cabo en la misma clínica. El odontólogo aplica una sustancia alrededor de los dientes cubriendo y protegiendo las encías en todo momento. Seguidamente se coloca el agente blanqueador (en la mayoría de casos a base de peróxido de hidrógeno) sobre la dentadura y se activa mediante un láser o lámpara durante 15 minutos aproximadamente. Este ritual se suele repetir en 3 sesiones distintas.

Tratamiento en casa

Para este tratamiento se crea con antelación una férula personalizada y transparente. Se realiza a medida y el proceso es tan sencillo como introducir el gel que se te proporciona en el interior de la férula y dejarlo de 4 a 6 horas. El gel que se utiliza en este caso suele estar hecho de peróxido de carbamida. Este ritual se realiza por la noche y se debe repetir de 5 a 10 días (dependiendo del grado de blanqueamiento que desees).

La mejor opción para ti dependerá de los hábitos y de las preferencias que tengas. Por ejemplo, si eres fumador o tienes los dientes muy oscuros, el más recomendable es el que se hace en la clínica. 

Los fumadores deberán estar 48h sin fumar después de la última sesión de blanqueamiento debido a que el poro del diente se tiene que cerrar y volver a la normalidad.

En cambio, si tienes una gran sensibilidad en los dientes o quieres elegir cuándo aplicar el tratamiento, lo mejor es el tratamiento en casa.

Si tienes más dudas o te estás planteando hacer un blanqueamiento y no sabes dónde, haz click aquí y te ayudaremos en el proceso.