Consultar

Tipos de ortodoncias

Cuando uno escucha hablar de ortodoncia, lo normal es pensar en un aparato incómodo y llamativo colocado en los dientes. Sin embargo, hoy existen diferentes tipos de ortodoncias, cada una de las cuales se pueden utilizar tanto para corregir problemas con la dentadura como para prevenir estos. Las ortodoncias se pueden clasificar en dos grupos: visibles e invisibles.

Ortodoncia visible

Entendemos como ortodoncia visible a todos aquellos aparatos que se colocan en los dientes y al abrir la boca se puede apreciar a simple vista que están puestos. Se puede decir que son las ortodoncias más clásicas, aunque en la actualidad han evolucionado y no son tan aparatosas como hace unos años.

Brackets metálicos

La ortodoncia con brackets metálicos es la más común. Consiste en una serie de piezas que sujetan los dientes y corrigen su alineación. Están fabricados en acero inoxidable y son más cómodos que sus antecesores. Además, permiten la inserción de gomas de colores para darle a la boca un aire más divertido.

Brackets de autoligado Damon

Similares a los anteriores, estas ortodoncias no utilizan gomas, sino una pinza que lleva el arco metálico a la posición en la que deben estar los dientes. La presión ejercida es menor que con los brackets metálicos y se reduce la cantidad de veces que hay que acudir a la consulta del dentista. Están indicados especialmente para quienes buscan resultados en poco tiempo.

Brackets de cerámica

Iguales a los fabricados en acero pero menos visibles, ya que su acabado en cerámica le da a la boca un aspecto similar a los dientes que sujeta. Se utilizan sobre todo en jóvenes y adultos a los que le preocupa su apariencia. Por contra requieren una mayor limpieza que las ortodoncias de metal debido a que son de mayor tamaño y más frágiles.

Brackets de oro

Exactamente iguales a los brackets de acero inoxidable, ya que en realidad se trata de esta ortodoncia peculiaridad de que tienen una capa de oro que muchos consideran más estética que los convencionales. Contrario a lo que puede parecer, su precio es muy parecido al de la ortodoncia invisible, aunque es sensiblemente mayor a los brackets que hemos mencionado anteriormente.

Brackets de zafiro

Para algunos debería formar parte del grupo de ortodoncias invisibles, ya que están fabricados con cristal de zafiro, transparente y que pasa desapercibido casi siempre. Los brackets toman el color de los dientes y además no se ensucian con el uso, algo que los de cerámica terminan haciendo porque amarillean cuando pasa mucho tiempo.

Ortodoncias invisibles

La ortodoncia invisible abarca varios métodos, todos ellos con la particularidad de que prácticamente no se ven a simple vista. Son por tanto mucho más estéticos y algunos de ellos incluso más higiénicos.

Invisalign

La ortodoncia con brackets invisibles o Invisalign consiste en una pieza de material acrílico transparente, que alinea la dentadura de forma cómoda y fácil. Además se pueden extraer y volver a colocar tantas veces como sea necesario durante el tratamiento, por lo que cepillarse los dientes o pasar el hilo dental, comer y beber cualquier cosa es posible y no supone ninguna molestia. Al no tener ningún elemento metálico no se producen roces en la boca en ningún momento.

Ortodoncia lingual o de incógnito

La última de las ortodoncias que se pueden utilizar es la ortodoncia lingual, que se coloca en la parte interior de los dientes y no se ve apenas. Los brackets se fabrican en oro muy fino y se hacen de forma individual, ajustando cada ortodoncia a la boca del paciente. Esto hace que además de cómodos e invisibles sean mucho más precisos, consiguiendo los mejores resultados en menos tiempo.

¿Cuál es la mejor ortodoncia?

Es natural preguntarse cuál de todas las opciones es la mejor en función de nuestras necesidades. Lo cierto es que todos los métodos son eficaces y relativamente cómodos, sobre todo respecto a las ortodoncias que se utilizaban hace algunos años.
Si se piensa en el bolsillo, los brackets metálicos son los más económicos que se pueden encontrar, seguidos muy de cerca por los de zafiro y cerámica. Hay modelos de Invisalign para casos que no revistan una gran complejidad que tienen también un precio alrededor de estas ortodoncias. Algo más costosos son los brackets de oro y el Invisalign para dentaduras con más trabajo. Finalmente, la ortodoncia lingual es la que tiene un precio más elevado, debido sobre todo a que se fabrica a medida, aunque como hemos comentado es la que mejores y más rápidos efectos tienen.

Lo mejor es hacer tu consulta para conocer mejor las diversas opciones y evaluar cuáles son las adecuadas teniendo en cuenta todos los factores. Además, lo habitual es financiar el tratamiento, de modo que los pagos se pueden fraccionar para que tener una sonrisa perfecta de nuevo no suponga un gran sacrificio.