Consultar

Que tipos de enfermedades periodontales existen

  • progreso enfermedades periodontales

La enfermedad periodontal no es una sola, sino que se trata de un conjunto de patologías con una serie de síntomas y efectos similares sobre una determinada parte de los dientes, como el sangrado o la inflamación de los tejidos. Por ello conviene distinguir cuál es la enfermedad a la que se enfrenta el especialista para proponer un tratamiento periodontal adecuado, eficaz y que ofrezca unos resultados duraderos.
En este artículo abordaremos los tipos de enfermedades periodontales y cuáles son los tratamientos que tradicionalmente se aplican en cada uno de los casos. En todos los casos se conocerá como Periodoncia.

Gingivitis

De todas las enfermedades periodontales, la gingivitis es la más habitual. También es la más leve y la que mejor tratamiento tiene. La causa más común es la placa bacteriana, que se adhiere a los dientes y las encías, introduciendo toxinas en los tejidos.
Hay grupos de población con mayor riesgo de padecer gingivitis, como las mujeres embarazadas, las que toman anticonceptivos, diabéticos que no tienen controlada la enfermedad, quienes toman medicamentos para la tensión y esteroides.

Tratamiento de la gingivitis

Es relativamente sencillo revertir una gingivitis. Para ello se necesita una buena higiene bucal en casa y en la consulta del dentista. El profesional puede utilizar métodos de limpieza profunda para eliminar las acumulaciones de restos, así como aplicar antibióticos y prescribir un enjuague bucal adecuado para que el tratamiento periodontal en casa continúe.

Periodontitis

Si la gingivitis no se atiende y la placa bacteriana avanza hasta entrar por debajo de la encía, se produce la periodontitis. En este caso los tejidos comienzan a deteriorarse, de modo que se puede llegar a perder alguna pieza dental por la acumulación de desperdicios en las bolsas periodontales. La sensación es que los dientes parecen estar creciendo, aunque la realidad es que las encías se están retrayendo.
Algunos factores de riesgo son determinados microorganismos, hábitos poco saludables como fumar o una higiene bucal inadecuada o inexistente e incluso una cierta predisposición genética puede dar como resultado esta enfermedad periodontal.
Existen diversos grados de periodontitis, de los cuales hablaremos más adelante en un artículo específico.

Tratamiento de la periodontitis

Dependiendo del grado en el que se encuentre, la periodontitis puede requerir desde un raspado y un posterior alisado hasta una intervención quirúrgica. En este último caso además de eliminar la placa y el sarro puede ser necesario intervenir para tratar de recuperar parte del tejido dañado. En los casos más avanzados puede haber consecuencias irreversibles.

Enfermedad periodontal agresiva

Esta enfermedad periodontal avanzada se caracteriza por perder con rapidez los tejidos. El avance de esta es muy superior al de la periodontitis, por lo que se considera hasta cierto grado una versión más virulenta de la anterior.
En cuanto a los grupos de riesgo, son los mismos que los de la periodontitis.

Tratamiento para la enfermedad periodontal agresiva

Los tratamientos periodontales para este tipo agresivo de enfermedad son prácticamente los mismos que los de la periodontitis. No obstante, estos han de ser mucho más profundos e intensos, con procedimientos que deben escalarse hasta lograr la eliminación de los depósitos bacterianos procurando preservar la mayor cantidad posible de tejido, ya que el avance puede ser muy virulento y estos se deterioran con rapidez.

Enfermedad periodontal por condiciones sistémicas

En determinadas casos las causas de las enfermedades periodontales se debe a una patología o una situación que afecta a todo el organismo. Problemas de corazón, diabetes o afecciones respiratorias son solo algunas de las causas que pueden llevar a ello. Hay situaciones en las que a pesar de haber poca placa bacteriana, estas enfermedades aceleran el avance de la enfermedad periodontal.

Tratamiento para la enfermedad periodontal por condiciones sistémicas

Lo primero es detener la enfermedad que afecta al organismo mientras se controla el dolor que se produce en los dientes. Posteriormente se trata de manera similar a las anteriores, llegando a la cirugía periodontal en los casos más extremos, al igual que con la fase más agresiva.

Enfermedad periodontal por necrotización de los tejidos

Determinadas enfermedades como el VIH, los tratamientos con inmunosupresores, la desnutrición, hipertensión o el tabaquismo producen una necrosis en los tejidos. La necrosis es la muerte de estos, y afecta con mucha frecuencia a los tejidos de sujeción de los dientes, como las encías o el hueso alveolar.

Cómo se trata

Afortunadamente, este tipo de enfermedades periodontales es muy raro. Cuando se asocia con el VIH o cualquier otra enfermedad de gravedad, el dentista necesita estar en contacto directo con el médico que esté llevando su tratamiento para poder atender debidamente el problema.
Como norma general, los cepillados intensos, raspados y el uso de antibióticos son los métodos más habituales como tratamiento para enfermedad periodontal cuya fuente es la necrotización. También puede prescribirse un enjuague o un medicamento contra los hongos, así como determinados remedios caseros efectivos, siempre bajo el control estricto de un especialista.